¿El artista nace o se hace?

¿El artista nace o se hace? La eterna pregunta con infinitas teorías porque nadie se pone de acuerdo. Y la cuestión es que no puede haber consenso en la respuesta porque cada uno tiene en su mente un concepto diferente de artista. Es por ello que lo primero que voy a hacer es diferenciar dos tipos de artistas:

  1. Persona que hace, crea o produce obras de arte.
  2. Personalidad cuatro del eneagrama, también conocida como personalidad del artista, del individualista o del romántico.

el artista nace y se haceA priori podría parecer que ambos tipos de artista son el mismo, pero no tienen nada que ver. Algo que quiero dejar muy claro es que todas, absolutamente todas las personas tienen capacidad de crear y ser creativos, independientemente de su tipo de personalidad. Hay gente con muchísimo talento que se dedica profesionalmente al arte en cualquiera de sus formas (pintura, música, danza, teatro, fotografía, literatura, diseño, etc.), que no tiene personalidad de artista. Y a su vez, hay gente con personalidad de artista trabajando en todo tipo de profesiones no artísticas: abogados, biólogos, médicos, ingenieros, camareros, empresarios, profesores, bomberos…

Así que, teniendo en cuenta esto, podemos afirmar que:

  1. El artista se hace. Todas las ramas artísticas requieren de unos conocimientos técnicos básicos necesarios para su realización. Cualquier persona que dedique su tiempo a aprender y a practicar una habilidad artística, con el tiempo tendrá tal destreza que creará auténticas obras de arte y dejará con la boca abierta a más de uno.
  2. El artista nace. Hay muchas personas que desconocen que son artistas como personalidad, pero en cambio sienten, piensan y ven el mundo de forma diferente a los demás, y eso es lo que les hace artistas. Aunque no se dediquen profesionalmente a ser artistas, tienen una sensibilidad especial para el arte y un talento innato para la creatividad y para las artes. Pero ese talento es insuficiente si a éste no se le añade una buena dosis de dedicación para adquirir habilidad y destreza. Los Artistas en mayúsculas, los grandes genios como Mozart, no sólo nacieron con la mente de artista, sino que dedicaron desde pequeños todas las horas posibles del día a perfeccionar su talento. Si se hubiera quedado empanado soñando con tocar el piano en lugar de tocarlo, jamás hubiera llegado a convertirse en el genio que fue. Así que ten claro una cosa: No es el tipo de personalidad lo que determina tu talento.
Personalidad no determina talento

El nacimiento de un artista

Ahora, teniendo clara la diferencia entre el artista que se hace y el artista que nace, surge una nueva pregunta: ¿Y cómo nace la personalidad de un artista? Hay muchos teóricos de eneagrama que afirman que una gran parte del nacimiento del artista viene determinada por la relación con sus padres, porque se sintieron real o imaginariamente abandonados por alguno de ellos. Otros hablan de la teoría de tener una “madre nevera” a nivel emocional, aunque he comprobado que en muchas ocasiones el conflicto viene también por parte del padre.

La personalidad suele forjarse entre los 3 y los 7 años de vida, así que todo lo que ocurra en esas edades determinará cómo va a pensar, sentir y actuar el niño el resto de su vida. De todas formas, conozco algunos casos personalmente en los que un suceso traumático entre los 7 y los 13 años de edad, como puede ser la muerte de alguno de los padres, provocó un cambio radical en la personalidad del niño y surgió en ese momento la personalidad del artista. Un ejemplo conocido es el de la gran artista (en todos los sentidos) Sylvia Plath, cuyo poema Daddy está dedicado a su padre quien falleció cuando ella tenía 10 años.

Entonces, teniendo en cuenta la teoría del abandono, ¿cómo puede haberse sentido abandonado un artista? Hay tantas causas como artistas hay en el mundo, pero vamos a dividirlas en tres tipos:

  1. Causas externas directas: fallecimiento de los padres, abandono, divorcio, abuso sexual, maltrato físico o psicológico, etc.
  2. Causas externas indirectas: Son menos evidentes porque los niños no han recibido la atención que necesitan, ya sea en cuanto a tiempo, educación, muestras de cariño, equidad en el trato con los hermanos, etc. No importa que haya sido de forma real ese abandono, porque en el momento en el que un niño recibe o siente que no es atendido, puede ahí nacer el conflicto de abandono y surgir la personalidad del artista. Tampoco importa la intención de los padres y lo que hayan hecho, ya que puede ser muy buena, pero ello no determina cómo lo ha podido recibir el niño.
  3. Causas internas: Hay que tener en cuenta que no todos los niños que han sido abandonados por sus padres, han vivido un divorcio, se han quedado huérfanos, han sufrido maltrato, etc, tienen personalidad de artista. Esto quiero aclararlo porque dentro de un mismo entorno familiar, con los mismos padres y las mismas circunstancias surgen personalidades totalmente diferentes entre los hermanos. Yo creo que los que somos artistas ya venimos con cierta predisposición a serlo y somos más sensibles a las circunstancias externas. ¿Por qué? Llámalo genética, alineación planetaria, elección espiritual, casualidad… el caso es que hay un elemento «X” desconocido que hace que ante las mismas circunstancias reaccionemos de forma diferente.

A mí siempre me gusta hablar con los artistas acerca de cómo pudo surgir su personalidad, no por cotilleo, sino porque es la única forma de sanar las heridas del pasado y poder avanzar más rápidamente en los procesos personales. Si tienes personalidad de artista, te recomiendo hacer introspección hacia el pasado y recordar aquellos momentos en los que te has sentido abandonado. Con este ejercicio podrás hacer consciente muchas de las emociones atrapadas de la infancia y podrás ponerte manos a la obra para soltarlas.

Y tu, ¿has nacido artista o te has hecho a ti mismo?

3 pensamientos sobre “¿El artista nace o se hace?”

  1. Pingback: ¿Por qué soy artista? - Artista360

    1. Entiendo que pueda parecer absurdo a priori, pero como bien especifico en el post, no me refiero al artista que se dedica a realizar obras artísticas, porque cualquier tipo de personalidad es creativa. Sino a la personalidad número 4 del eneagrama, conocida como la de el artista, el romántico o el individualista. No sólo lo digo porque haya estudiado en profundidad dicha personalidad, sino por las cientos de personas que conozco que tienen ese tipo de personalidad y curiosamente todas se han sentido real o imaginariamente abandonadas por sus padres en la infancia. El hecho de que sea algo que haya podido comprobar por mí misma tras hablar con tantos «artistas» (de personalidad, no de profesión, vuelvo a insistir), es lo que me ha llevado a afirmar eso. Probablemente si tu te dedicas a cualquier tipo de profesión artística, te consideras artista y no resuena nada de lo que cuento en el blog contigo, es porque tengas una personalidad diferente (según el eneagrama). Eso no te hace mejor o peor artista, sólo es diferente a lo que yo expongo aquí. Igualmente, muchas gracias por tu comentario, seguro que le da voz a muchas personas que hayan pensado lo mismo. Un saludo!

Deja un comentario