Cómprate un sofá incómodo

  • por

Comprate un sofa incomodoCómprate un sofá incómodo y, aún mejor, adopta un perro o un gato que lo llenen de pelos, se apoderen de él y no te dejen ni un sólo hueco para sentarte. Adórnalo con la manta más fea y vieja que tengas, de esas que tienen pelotillas y da repelús tocarlas. Esparce por todo el sofá una bolsa de garbanzos secos y, si fuera necesario, métele unas cuantas chinchetas.

Levanta el culo del sofá, de la cama, del sillón, de la hamaca, del puf, de la silla, de la butaca, del cojín y del colchón. Camina, pasea, avanza, viaja, corre, vuela, actúa, produce, forma, crea, concibe, origina, elabora, descubre, inventa, compón, realiza, trabaja, termina, construye, emprende, fabrica, ejecuta, confecciona, representa, establece… HAZ ALGO DE UNA VEZ.

Cómprate un sofá incómodo y, si ya te gastaste un pastón en un sofá extra-mega-confort, tíralo, véndelo o regálalo, pero ni se te ocurra aposentar tu hermoso culo de nuevo en él si no quieres acabar como el 90% de la sociedad. ¿Quieres que tu vida sea aquello que pasa mientras pasas el tiempo tirado en el sofá? ¿O quieres realmente vivir una vida plena, única, diferente, que merezca la pena ser contada? Si tienes espíritu de hombre-seta u hombre-pijama, déjame de leer ahora mismo.

Pero si algo en lo más profundo de tu ser te está diciendo que anhela una vida diferente, comienza a cambiar cosas en tu vida YA. No mañana, ni dentro de un mes, ni cuando pase la crisis, ni cuando te toque la lotería, ni cuando se alineen los planetas, ni cuando estés motivado, ni inspirado, ni supervitaminado, ni supermineralizado. ¡¡AHORA!!

Porque como dijo Einstein: “Locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes”. Vivimos en una sociedad de locos aletargados por la televisión, las redes sociales y los móviles. ¿Te has parado a observar a la gente en el metro, en la calle o en un parque? ¿O eres de los que van con la cabeza metida en su maravilloso teléfono móvil como si fuera el anillo de Gólum? Si eres de los segundos, antes de comenzar a justificar de cualquier manera tu comportamiento, léete mi post sobre la Esquezofrenia.

¿Quieres dejar huella? ¿Quieres aportar algo de valor al mundo? ¿Quieres ser parte de la solución y no del problema? Entonces levántate del sofá, deja tu teléfono en casa y camina erguido por la calle, con la cabeza bien alta. Observa a la gente, lo que necesitan, lo que desean, lo que les preocupa. Y comienza a pensar cómo puedes contribuir a que el mundo sea mejor. ¿Qué puedes ofrecer a todas esas personas que van por la calle? ¿Qué les vas a aportar?

Cómprate un sofá incómodo y respóndeme: ¿Qué vas a hacer AHORA mismo? Gandhi dijo: “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”. Y yo te digo: ¿Quieres un mundo estancado, aletargado y muerto en el sofá? ¿O quieres un mundo lleno de vida, pasión, vitalidad y acción?

Repito la pregunta: ¿Qué vas a hacer AHORA mismo?

Deja un comentario